emigrandoentremares

Proyecto colaborativo internacional sobre los movimientos migratorios a lo largo del s. XIX y XX entre Argentina y España. Colegio Norbridge (Buenos Aires) – IES de Sabón (Arteixo)

El Racismo en Argentina: ¡Gallego, Sarraceno, Maturrango!

FUENTE IMAGEN: http://pixabay.com/es/

FUENTE IMAGEN: http://pixabay.com/es/

PROHIBIDO CASARSE CON ESPAÑOLES.

Gallego! ¡Sarraceno! ¡Maturrango!

http://www.losandes.com.ar/notas/2005/7/9/cultura-159041.asp

http://www.losandes.com.ar/notas/2005/7/9/cultura-159041.asp

En cada calificativo, el rebelde de 1810, el hijo del país, el criollo, volcaba un odio contenido.Gallego, sarraceno y maturrango era todo español dedicado al comercio. actividad que más tarde el hijo del país debía heredar. Indio, salvaje, plebeyo, eran las réplicas de los españoles fieles a la monarquía.

El intercambio de injurias, ocultaba, sin duda, los verdaderos móviles del enfrentamiento, trataba de resolver mágicamente el conflicto de fondo. El hijo del país debía asumirse como autoridad, debía abolir, definitivamente, la política paternalista de España.

El hijo del gallego, sarraceno y maturrango cortaba su cordón umbilical y, como sus antepasados, quemaba las naves. Esta era su tierra, su vida, su límite. Para él, la historia comenzaba ahora. Y el 11 de abril de 1817 el Gobierno prohibía el matrimonio de españoles con hijas del país.

El decreto se refería a las señoras y señoritas que en nada se diferenciaban de sus abuelas españolas. Fue en esas hijas del país, obedientes a la autoridad de la Iglesia, educadas en la tradición española, donde, paradójicamente, prendió el prejuicio anti-español.

El tío Pepe era un ordinario -le contestó.
-¿Cómo?
-Sí, un ordinario… un grosero.
-¿Porqué?
-Hablaba como gallego… Se casó con una Escalada para hacerse conocer…

www.google.es

www.google.es

                   

 EXTRANJERO, PERO MUY CIVILIZADO!!!!!!

EL ALUVIÓN ZOOLÓGICO.

www.google.es

www.google.es

 

 

 

 

 

 

 

 

.

Los criollos calificaron de “chanchos” a los españoles y éstos de “asnos” a los hijos del país.El recién llegado, el intruso, no sólo sufrió el rechazo, el menosprecio de la clase media, liberal y democrática, sino también el de sus hermanos de clase, el de sus compañeros de taller o de fábrica. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada el 12/01/2014 por en - LOS ESTEREOTIPOS DEL EMIGRANTE.