emigrandoentremares

Proyecto colaborativo internacional sobre los movimientos migratorios a lo largo del s. XIX y XX entre Argentina y España. Colegio Norbridge (Buenos Aires) – IES de Sabón (Arteixo)

La Mucama Ideal

FUENTE IMAGEN: http://pixabay.com/

FUENTE IMAGEN: http://pixabay.com/

 

La combinación de mujer gallega, soltera y analfabeta era en la emigración argentina la  que tenía más éxito para no tener un trabajo bien remunerado y por el contrario tenía todas las papeletas para terminar siendo la “mucama o chacha ” por antonomasia.

Las mujeres gallegas junto con las vascas eran las menos cualificadas laboralmente y por tanto las peor pagadas y tratadas. El peso demográfico que tuvieron hizo que fuese un Cliché la presencia de gallegas como mucamas o empleadas del hogar; esta realidad pronto pasó al cine, al teatro o a las tiras gráficas y anuncios. ( ver entrada ESTEREOTIPOS EMIGRACIÓN GALLEGA).

En el colectivo porteño, la mucama gallega aparecía como una mujer corta de luces, un poco bruta analfabeta o casi pero con buen corazón…., parecía inofensiva y chusca, muy apropiada para chistes de bajo voltaje pero que podían ser tan hirientes como el más brutal insulto. Aunque todo esto no debe asombrarnos cuando lo mismo ocurría en la propia España con respecto a los gallego; pensemos sin ir más lejos en la publicidad y aquí dejamos un buen ejemplo de un anuncio de una marca de pintura con la folklórica Lola Flores en el que la “señora” tiene un marcado acento andaluz, pero la “chacha” es un pobre ignorante gallega, fea, gorda y pánfila.

 

FUENTES CONSULTADAS:

Núñez Seixas, X. M.: La Galicia austral: la inmigración gallega en la Argentina

http://www.nuevociclo.com.primeras_etapas_de_la_inmigracion.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada el 04/01/2014 por en - MUJERES Y EMIGRACIÓN.