enfemeninoplural

Proyecto Colaborativo de Educación Secundaria de Adultos (ESA) & Formación Profesional

MARUJA MALLO: “la musa del surrealismo”

Maruja Mallo Imagen en Dominio Público

                   Maruja Mallo
          Imagen en Dominio Público

Maruja Mallo (Viveiro, Lugo, 5 de enero de 1902- Madrid 1995) era la cuarta de catorce hermanos, estudió en la Escuela de Bellas Artes de san Fernando de Madrid. En 1928 y gracias al escritor José Ortega y Gasset realiza su primera exposición en los Salones de la Revista de Occidente, de Madrid, la única que hizo dicha revista.

En 1932 viaja a París donde conoce a Magritte, Max Ernst, Miró y De Chirico, y participa en tertulias con André Breton y Paul Eluard. Dos años más tarde ejerce de profesora en la Escuela de Cerámica y en la Residencia de Estudiantes de Madrid. En febrero de 1937 abandonó España y viajó a Argentina, país en el que vivió durante más de veinticinco años. Vivió una estrecha relación con el poeta Rafael Alberti, antes de que este último conociera a su futura mujer, María Teresa León. También tuvo relación con el poeta Miguel Hernández, en el que influyó en el poema “El rayo que no cesa” Maruja era varios años mayor que el joven Miguel que en algún poema parece referirse a ella como “la liebre libre y loca” 

Miguel Hernández. 1931 Imagen en dominio público

                                      Miguel Hernández. 1931
                                    Imagen en dominio público

Un día del verano de 1936, paseando Miguel Hernández con Maruja Mallo, una pareja de guardias de asalto les pidió la documentación, y Miguel no tenía los papeles en regla además de ser un conocido defensor de la República, cuenta Maruja que “fue detenido a culatazos y llevado a comisaría”, los problemas para ambos no hacían más que empezar..

En la proclamación de la República el clima de excitación y de efervescencia intelectual y política era enorme, en ese 1931 la directora de La Residencia de Señoritas ( el paralelo a la famosa residencia de Estudiantes) María de Maeztu propiciaba las exposiciones, charlas y clases de todo tipo. Maruja Mallo impartió aquí clases de cerámica y  de pintura mostrando las vanguardias más interesantes y punteras en una España que todavía vivía asfixiada por la Iglesia Católica y la tradición.

Cartel cuso de Cerámica. 1931. Imagen obtenida en http://www.culturagalega.org/album/

            Cartel cuso de Cerámica. 1931.
                  Imagen obtenida en         http://www.culturagalega.org/album/

En el 1937 regresa de Madrid a su tierra natal para luego emprender el exilio a Argentina, país que la acogió durante más de 30 años. Allí vivió y desde allí viajó por Hispanoamérica conociendo a personalidades como Gabriela Mistral o Neruda.

Maruja Mallo en la Residencia de Sñrtas. 1931. Imagen CC

                                                   Maruja Mallo en la Residencia de Sñrtas. 1931.
                                                                                     Imagen CC

El pintor e intelectual gallego Isaac Díaz Pardo, que coincidió con Maruja Mallo durante el exilio en Buenos Aires, dijo en su muerte: “fue una artista comprometida con su tiempo”. “Era un exponente de las vanguardias históricas que sufrieron la persecución en toda Europa precisamente por ese compromiso que les llevó al exilio”.

En la actualidad falta todavía una revisión del personaje de Maruja Mallo tanto de su obra como de su personalidad y compromiso político; sigue siendo una de tantas mujeres olvidadas de la Historia.

_____________________________________________________________________

http://www.accioncultural.es/es/100_a_os_ilustres_se_oritas
http://www.culturagalega.org/album/detalle.php?id=28
http://elpais.com/diario/1995/02/07/cultura/792111601_850215.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Información