doñaemiliaenfemeninoplural

Trabajo Interdepartamental por Proyectos del aula de Educación Secundaria de Adultos. “No se educa a la mujer sino que se la doma…Cuando se cambie esto, la humanidad entera evolucionará.” Doña Emilia Pardo Bazán

JUANA DE VEGA ESPOZ Y MINA «LA ACTIVISTA LIBERAL»

Fuente:http://www.culturagalega.org/album

Fuente:http://www.culturagalega.org/album

Juana de Vega fue impulsora de movimientos sociales destinados a mejorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos. Dejó para la posteridad su propia Fundación y fue, sin lugar a dudas, una de las mujeres más interesantes de su siglo. Su salón fue un espacio de libertad para la discusión política a las que acudieron los más significados liberales progresistas coruñeses y los que pasaban por la ciudad.  Juana de Vega, sin abandonar su salón donde se seguía discutiendo de política, se concentró cada vez más en las actividades de asistencia social en su ciudad, A Coruña.

Sus actividades de beneficencia social, basada en el principio liberal de la búsqueda de la felicidad del pueblo no en el de la compasión propio de la caridad cristiana, comenzaron  cuando en 1838 fundó la Asociación de Señoras de La Coruña, cuya junta presidía y cuya finalidad era la de cuidar de los niños abandonados y asistir a los enfermos del Hospital de la Caridad.

Por todo este esfuerzo recibió en noviembre de 1854 el título de duquesa de la Caridad con Grandeza de España, aunque ella rechazó categóricamente la distinción, sobre todo debido a que consideraba la beneficencia como un deber cívico y un «trabajo humanitario» ya que pensaba que el verdadero premio no debía ser personal sino colectivo, de forma tal que el gobierno aprobara el expediente.

Pero estas actividades de las «mujeres ciudadanas» que aspiraban a una sociedad civil activa y responsable y que por ello trabajaban por el bien público en nombre de «la humanidad», fueron objeto de críticas por la mayoría de la sociedad de su tiempo porque «casaban mal con las virtudes atribuidas a la feminidad»

Juana de Vega podía ser muchas cosas, pero todas ellas bastante alejadas del prototipo de docilidad, pasividad y domesticidad que por entonces triunfaban en España. El cometido de la condesa de Mina fue colaborar a trazar una beneficencia liberal mediante la incorporación femenina a la actividad social. No fue una tarea fácil».

Pero Juana de Vega no descartaba la acción del Estado por lo que se convirtió en una mujer «molesta» para las autoridades cuando aceptó el nombramiento por la reina Isabel II en 1856 de viceprotectora de los establecimientos de Beneficencia de Galicia.

Fue un cargo que se tomó muy en serio y visitó a todas las autoridades civiles y religiosas proponiéndoles todo tipo de iniciativas en este campo y denunciando en la prensa la dejadez de la Administración.

Su actividad social también se extendió al campo educativo con la fundación y financiación de una escuela para niños pobres, regentada por las Hijas de la Caridad de la Congregación de San Vicente de Paúl en 1863, y una escuela gratuita para adultos, «para que se aprovecharan de ellos los jornaleros», que tenía su sede en su propia casa y en la que impartió clases nocturnas. En su testamento incluyó la creación de una escuela teórico-práctica de agricultura, para lo cual constituyó una fundación que todavía hoy existe y para la escuela teórico-práctica de agricultura cedió la casa que poseía en San Pedro de Nos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información