doñaemiliaenfemeninoplural

Trabajo Interdepartamental por Proyectos del aula de Educación Secundaria de Adultos. “No se educa a la mujer sino que se la doma…Cuando se cambie esto, la humanidad entera evolucionará.” Doña Emilia Pardo Bazán

VICHY Y EL NATURALISMO FRANCÉS

 

800px-Centredômes

                                  Fuente:http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Centred%C3%B4mes.jpg?uselang=es

En 1880, con casi 30 años, Doña Emilia comenzará a visitar con frecuencia el balneario francés de larga tradición de Vichy, debido a una delicada dolencia hepática. Doña Emilia era muy aficionada a las aguas termales y a la vida balnearia, propia de las clases altas de su tiempo.

Mondariz o Vichy eran entonces  dos de los más famosos de los balnerios de las 2ª mitad del XIX y comienzos del XX.

En el balneario de Vichy se reunían intelectuales franceses y españoles que entre tratamiento y tratamiento hablaban de múltiples temas, aunque la literatura y la política eran sus favoritos.

Es aquí donde empieza a aficionarse al Naturalismo francés a través de la obra de su máximo representante Emilio Zola.  Coincidirá en varias ocasiones con el escritor francés Víctor Hugo con el que tendrá largas conversaciones sobre literatura y sobre los nuevos movimientos literarios como el Naturalismo o el Realismo.

A lo largo de sus visitas a este balneario también comienza a escribir “Un viaje de novios”, una novela a caballo entre lo que su autora denomina novela de costumbres y un libro de viajes. Pues aprovechando el viaje de novios de la mal casada Lucía, la autora nos describe su trayecto desde León hasta Vichy, con parada en Bayona.

A Lucía, hija de un tendero enriquecido, su padre la casa con un hombre de la buena sociedad veinte años mayor, para unir abolengo al patrimonio. En el viaje de novios hacia Vichy, donde el marido debe ir a tomar aguas, éste sufre un desafortunado accidente que le separa de su esposa. Ella conoce entonces a un gentil caballero que la conduce hasta Bayona y la acompaña hasta la llegada del esposo. Como no puede ser de otro modo, ambos jóvenes se enamoran, aunque a la llegada del esposo se ven obligados a separase.

La joven Lucía permanece fiel a su marido, a pesar de las presuntas “libertades” del Naturalismo, esas cosas no ocurren en el naturalismo de Pardo Bazán. Tiempo después volverán a encontrarse sin embargo los enamorados, y aunque el joven le propone huir juntos y ser felices, la ejemplar Lucía se negará, aduciendo lo sagrado de los votos que la unen a su marido. No olvidemos que Doña Emilia era una “ferviente católica”, aunque no dio mucho ejemplo con su propio matrimonio…..

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información